fbpx

Al elegir una joya (colgantes, pendientes, anillos) hay que tener en cuenta muchos factores:

  • Cómo combina con tu pelo
  • Cómo combina con tu escote
  • Cómo combina con la forma de tu cara y la longitud de tu cuello
  • Cómo combina con la ropa
  • Cómo combina con la forma de tus manos y dedos (para anillos)

Y luego, por supuesto, están tus propios gustos en cuestión de bisutería y joyería.

Pero un factor que nunca debes olvidar es la piel. Y menos ahora, en verano, que es cuando más piel luces, y más morena la tienes.

¡Así que vamos con algunos consejos que te ayuden a iluminar las noches de verano!

Cómo combinar las joyas con el color de tu piel

Jennifer López

¿Piel cálida o fría?

Normalmente decimos que uno tiene una piel “blanca” o “morena”, aunque por supuesto hay mil grados entre uno y otro, y a veces no es fácil diferenciar. Por no mencionar que en verano, uno siempre oscurece su piel con el bronceado.

Por eso puede ser útil pensar en términos de pieles frías o cálidas. Las pieles frías (las más blancas) son aquellas en las que las venas se ven claramente de color azulado.

Conforme más se oscurece la piel, más verdosas se ven las venas, hasta que dejan de verse. Estas son las pieles cálidas.

Y es importante ver cómo es tu piel, o cómo la tienes en el momento de elegir tus complementos. Porque no todos los metales ni piedras resaltan igual.

Metales y gemas para pieles frías

Las pieles frías y más pálidas, piden a gritos brillos plateados. La plata y el oro blanco son la primera opción, ya que sus reflejos van “a juego” con la piel y dan una imagen casi etérea.

El platino sería otra opción, si bien su uso en joyería es limitadísimo.

El oro amarillo, en cambio, desluce bastante con este tipo de pieles, ya que palidecen su brillo.

Con las piedras pasa lo mismo: reflejos de blanco sobre blanco son la clave. Las perlas blancas sientan de maravilla. Y diamantes o circonitas brillan como estrellas sobre una piel clara.

Si quieres añadir toques de color, lo que mejor resalta con una piel fría son gemas con una escala de colores que vaya del rojo al azul.

  • Granates
  • Rubíes
  • Amatistas
  • Topacios rosas
  • Zafiros
  • Aguamarinas

Metales y gemas para pieles cálidas

Las pieles más cálidas y bronceadas, en cambio, prefieren el oro amarillo. Admiten la plata y el oro blanco, por supuesto: en realidad, sobre una piel morena el metal siempre brilla y luce más.

Pero es que es en las pieles más morenas donde el oro despliega toda su potencia.

Otros metales interesantes, sobre todo en verano, son el cobre y el latón, con los que puedes crear combinaciones de bisutería increíbles y resultonas.

En cuanto a las gemas, lo más recomendable es acudir al resto del espectro de colores. Marrones, verdes y amarillos en diferentes grados, encajan sobre una piel cálida como si fueran parte de la misma.

  • Berilos dorados
  • Ámbar
  • Turmalina
  • Esmeraldas
  • Jades
  • Malaquita
  • Turquesa

Aunque, como decimos siempre, el estilo siempre se lo hace uno mismo, estas recomendaciones te ayudarán a decidir con acierto: las joyas lucen más, y tu piel, también. ¿Y no es eso lo que buscamos?

Fran Castmay

Como diseñador de joyas, contar historias y representar emociones creando joyas personalizadas, se ha convertido en mi nuevo medio de expresión. ¿Te atreves a vivir una experiencia conmigo? Cuéntame tu historia, juntos la crearemos… empezamos?

Deja un comentario

Cerrar menú