fbpx

La semana pasada empecé este artículo sobre recomendaciones y consejos de belleza para el verano hablándote de dos cosas vitales: la hidratación, y la protección solar.

Sin esa base es difícil lucir hermosa en verano: la piel quemada y reseca no hace juego con casi nada, y no hay barra de labios que quede bien sobre unos labios resecos.

Una vez tienes controlados estos dos factores, es hora de pasar a cosas más concretas.

La corona

A tu piel hay que darle un buen marco, y tú tienes una corona natural: tu pelo. Que en verano sufre casi tanto como la piel. La arena, el salitre, el viento y el sol son la receta perfecta para un pelo deslucido, alborotado y quebradizo.

Para evitar esto y lucir tu corona con orgullo, lo mejor es:

1)   Darte un buen corte antes de las vacaciones. Puntas perfectas y que crezca con energía.

2)   No escatimar en lavados. Déjate de leyendas urbanas como que lavarse la cabeza cada día es malo para el pelo. Sobre todo si vienes de la playa: tienes que sacar de ahí toda esa arena y esa sal. Toda la que no ha salido en la ducha de la playa, que siempre es más de lo que parece.

3)   Tampoco escatimes en mascarillas: todos los expertos en peluquería recomiendan usar mascarilla en cada lavado para proteger tu cabello de las condiciones agresivas.

4)   Cepillados frecuentes: el viejo arte de darle al cepillo durante horas no se inventó por nada. Un cepillado cuidadoso le dará a tu pelo el brillo y el lustre que necesitas para estar perfectaConsejos de belleza para el verano

Las piernas

En verano luces más pierna que nunca. Y sin embargo, en verano es cuando más sufren las piernas: el aumento de las temperaturas provoca una vasodilatación en nuestras venas que se traduce en mayor dificultad en la circulación de la sangre, y retención de líquidos. O sea, piernas hinchadas.

Esto ni siquiera es un problema de belleza: es un asunto de salud, que debes evitar. Y si de paso, eso ayuda a lucir unas piernas fantásticas, pues mejor, ¿no?

Las recetas son sencillas y agradables:

  • Camina. Muévete. Haz ejercicio. Parece un mantra de tanto que se repite, pero el sedentarismo es malo siempre, y malísimo en verano. Camina, nada, explora… todo ello ayudará a la circulación y por tanto a la hinchazón.
  • Cuida la alimentación: Baja la sal (si eres incapaz de eliminarla del todo, como me pasa a mí) y bebe más agua. Como ya dijimos: ¡hidratación!
  • Usa la playa a tu favor. En muchas partes leerás que es muy bueno mojarse los pies en la ducha con agua fría. Pero, ¿por qué encerrarse en la ducha en pleno verano? Camina por la orilla de la playa, mete tus pies en el río. Es placentero, te conecta con la naturaleza y el entorno, y ayuda a contraer los vasos sanguíneos (reduciendo la hinchazón). Y como ya comentamos en el otro artículo, si lo haces a primera hora de la mañana, o a última de la tarde, aprovecharás para ponerte morena cuando el sol es menos agresivo.
  • Lleva gel refrescante. Si eres recurrente en esto de las piernas hinchadas, es conveniente llevar un gel refrescante contigo para cuando estés de paseo, o salgas a cenar o a alguna excursión. Una aplicación puede hacer maravillas en algunos momentos.
  • Evita la depilación con cera: si el problema es el calor, no hace falta añadirle unos cuantos grados más. Utiliza cualquier otro sistema, menos la cera.

Consejos de belleza para el verano

Joyas, maquillajes y complementos

Y ahora sí. Con la piel y el pelo listos, y tus piernas impecables y con aspecto saludable, es la hora de añadirle la guinda.

El verano, en su propio concepto de libertad, es una época para maquillajes ligeros, o poco maquillaje, o ningún maquillaje en absoluto. Muchas veces no es necesario adornar la belleza natural, y el verano pide a gritos libertad para tu piel. En cualquier caso, evita los brillos y purpurinas (que ya bastante tenemos con el sudor) y las cremas y maquillajes pesados.

Y luego, las joyas. ¿Qué puedo decirte de las joyas que deberías elegir? No seas tímida, explota el colorido, utiliza aquellas que te hagan sentir más libre: colgantes amplios, pulseras metálicas. Piedras como el ónice, turquesa, amatista… u orgánicas: corales, perlas. Las perlas: esas pequeñas esferas mágicas, que parecen nacidas para lucirlas especialmente en verano. Motivos florales, animales, marinos, orgánicos… tienes muchas opciones. En este artículo te dejé algunas orientaciones sobre las joyas más a juego con el verano.

Espero que estos pequeños y humildes consejitos te sean de alguna utilidad. Pero sobre todo, espero que tengas un gran verano, que disfrutes todo aquello que hagas, y que vivas experiencias dignas de recordar.

Y ya sabes que, en ese caso, yo puedo ayudarte a hacerla inolvidable con una joya personalizada.

¡Que disfrutes del verano!

5.0
03

Fran Castmay

Como diseñador de joyas, contar historias y representar emociones creando joyas personalizadas, se ha convertido en mi nuevo medio de expresión. ¿Te atreves a vivir una experiencia conmigo? Cuéntame tu historia, juntos la crearemos… empezamos?

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Gracias por tan buenas recomendaciones. Saludos Baudilia

    1. Hola Baudilia!
      Aunque en Argentina estáis en pleno invierno, así vas tomando nota con tiempo!

      Gracias a ti!! te mando un veraniego abrazo desde el hemisferio norte!!

Deja un comentario

Cerrar menú