fbpx

Muchos hombres se sienten presionados por el Día de San Valentín. No les gusta que se espere que hagan algo romántico para su novia o su esposa en una fecha arbitraria en el calendario. Ellos no se sienten cómodos cuando su pareja deja caer sugerencias a principios de febrero sobre qué flores o restaurante prefiere, y se estremecen cuando habla del marido de una amiga que tiene el top 1 en el listado de los hombres más románticos en San Valentín 😉

Algunos hombres critican el consumismo absurdo del 14 de febrero o sostienen que el día de los enamorados en nuestra cultura es para las nuevas parejas que necesitan afirmar su relación, y opinan que parejas de más tiempo ya no necesitan esos gestos cursis. Nada de esto funciona, por supuesto. La mayoría de las mujeres, aún cuando intelectualmente están de acuerdo con estos argumentos contra el Día de San Valentín, desean que su novio o esposo tenga un detalle especial para ellas en el día del Amor. Mujeres que leen este blog, ¿estáis de acuerdo? 🙂 .

Lo que suele pasar amigos, es que la decepción y la pérdida de la oportunidad de conectar con nuestras parejas, es mayor que los beneficios de mantener nuestra libertad de ser espontáneamente románticos cuando nos acordamos…

No deseando ser enjuiciados por las expectativas de su pareja, otros hombres, especialmente los esposos, buscan algo simbólico a última hora: como una típica tarjeta de felicitación y una caja de bombones.

Un buen amigo, que lleva más de 20 años de matrimonio, me contaba que ya aprendió la lección. Solía ser poco cuidadoso con este día, hasta que se dio cuenta de la desilusión que causaba en la persona que más ama. Desde ya hace varios años marca la fecha en su calendario y hace una reserva con mucha antelación en el restaurante favorito de su mujer. Espera con mucha ilusión compartir una noche especial con ella, y siempre la sorprende con un regalo diferente. 

A principios de enero se puso en contacto conmigo porque quiere hacerle un original regalo de amor a su señora. Ella es profesora de yoga, y él desea regalarle una joya que simbolice su amor por el yoga. Con todo mi cariño, me he puesto manos a la obra para diseñar un colgante de plata, con la silueta de su mujer practicando una postura de Yoga, personalizado con su nombre y la fecha de este próximo 14 de febrero.

Colgante de plata-yogaColgante de Plata esmaltada, Personalizado y Exclusivo

El ejemplo de mi amigo, me ha hecho pensar que los rituales culturales como el día de los enamorados, nos brindan ocasiones para hacer cosas buenas que podríamos hacer cualquier otro día del año, pero que por lo general no hacemos. Podemos honrar a nuestra madre los 365 días del año, pero no es tan malo tener un día en el que todos recordamos hacer algo especial por ella. Podemos tener reuniones familiares en cualquier época del año, pero la víspera de Navidad es una ocasión maravillosa para compartir en armonía con nuestros seres queridos, gracias a las tradiciones culturales y religiosas. Tal vez no hay nada malo en poner un poco de “espontaneidad forzada” para sacar el Romeo más romántico que todos llevamos dentro. ¿Qué os parece?

Si este próximo 14 de febrero quieres emocionar a tu pareja con un regalo inolvidable, te invito a que visites esta página: Regalos de Amor y descubras lo que podemos hacer para esa persona tan importante en tu vida.

Un fuerte abrazo para todos los enamorados de este blog 🙂

Fran Castmay

Como diseñador de joyas, contar historias y representar emociones creando joyas personalizadas, se ha convertido en mi nuevo medio de expresión. ¿Te atreves a vivir una experiencia conmigo? Cuéntame tu historia, juntos la crearemos… empezamos?

Deja un comentario

Cerrar menú