Diseño de joyas personalizadas: regalando emociones

 

El diseño de joyas es una profesión especial. Implica la conjugación de arte y pasión. Las joyas nos permite lucir un estilo propio, marcar tendencias, revelar nuestra personalidad, pero las joyas son emociones en un sentido doble y mediante este artículo descubrirás por qué.

 

Las joyas para su diseñador.

Cada una de las joyas a las que un diseñador da vida, son una parte consustancial de él, una materialización de su imaginación, creatividad artística y talento profesional. La creación de una joya es el vehículo de expresión de su visión del mundo, un artista del diseño toma elementos que le rodean, observa las formas que en su entorno se encuentran y las impregna en anillos, pulseras, colgantes, broches y demás joyas.

Cada pieza también refleja una emoción determinada que el artista creador experimentó. Así tal y como podemos observar pinturas que reflejan un sentimiento de miedo, o escuchar obras musicales que transmiten alegría y amor, encontramos joyas que al verlas nos transmiten una emoción o estado anímico determinado.

Más allá de crear un prestigio profesional, una concepción artística reconocida y joyas de alta calidad y elegancia, un diseñador de joyas tiene que intentar, si no desea perecer en el mercado de joyería, que el cliente se identifique con la pieza que adquirirá, que exista una conexión emocional entre la joya y su dueño; el diseñador regala ante todo ilusión, emoción y contribuye con la realización de un plan de vida.

Cuando deseamos regalar una joya a un amigo, padre o hijo; cuando una joya tiene un valor familiar único como aquellas a las cuales se le incorpora la heráldica familiar, cuando la función de un anillo de diseño es la de reflejar la unión en matrimonio de dos personas; la joya es especial y todo ello debe manifestarse en ella y para lograrlo es necesario que el artista que la originará deberá sentirlo primero.

 

Las joyas para su dueño.

Ya veníamos hablando de la conexión indispensable entre la joya y su dueño(a). Sin duda, no podemos usar algo vacío que no vaya con nosotros o nuestra forma de pensar, sería autotraición. Las joyas no están exentas a esta regla.

Diseño de joyas personalizadas: regalando emociones 

Anillo de Diseño Exclusivo, Plata 925 y Amatista natural.

 

La joya debe tener un valor sentimental para el cliente. Es por ello que muchos joyeros, orfebres y diseñadores de joyas han accedido a la participación del futuro propietario de la joya en su proceso de confección mediante programas de avanzada tecnología 3D-CAD-CAM y cada vez son más los creadores que proponen personalizar las joyas.

Una joya puede ser el legado que un padre deja a su hijo como muestra de su orgullo por él; un regalo de un amigo que valora todo lo que hemos hecho por él, el presente de un hijo que nos ama; un obsequio de nuestra empresa quien nos considera como profesionales irremplazables; la declaración de amor de nuestra pareja, en fin, por cualquiera de las aristas que se enfoque: una joya es emoción.

Espero que entiendas la necesidad de que las joyas se consideren ante todo como objetos espirituales. Permite que una joya refleje tus sentimientos y contribuya con tu felicidad. Sin más, espero que compartas con nosotros tus opiniones y pensamientos al respecto, un saludo y hasta pronto.

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. me encanta
    bss
    Isabel

    1. Gracias Isabel!
      Besos!

  2. me siento inmensamente identificado con este post!

Deja un comentario

Cerrar menú
×

Carrito

Carrito