fbpx

Hace unas semanas lancé mi nueva colección de Joyas Yoga, en la que llevaba ya tiempo trabajando, y puedo decir con alegría que la acogida ha sido excelente.

He recibido además bastantes cuestiones, sobre mi experiencia personal con el Yoga, y su relación con la joyería, y también sobre algunos de los colgantes.

Y os puedo decir una cosa: todo empezó con una vibración que quise plasmar en metal, con el colgante Om.

Paz y autoconocimiento

El Yoga ha sido uno de los hábitos que he incorporado en los últimos años, aportándome multitud de beneficios.

  • A nivel mental, he aumentado la capacidad de concentración y enfoque, desarrollando así mi creatividad, no sólo en el aspecto artístico de mi trabajo sino también en mi día a día.
  • En el aspecto espiritual llego a conectar conmigo mismo, aprendiendo a estar presente, apreciando los pequeños detalles por simples que sean, cambiando la manera de mirar cualquier situación. Estos detalles me aportan esa calma y paz interior, necesaria para caminar por la vida, con ojos atentos pero con el corazón en calma.
  • En lo físico, un equilibrio que nunca tuve, elasticidad, una sensación de ligereza y bienestar general. Resolviendo los típicas molestias en la espalda, lumbares, etc.

La conexión de estos tres aspectos principales del Yoga, te llevan a un cambio personal impresionante. Reduciendo el estrés, ganando en autoestima, te llena de energía y optimismo. El autoconocimiento que experimentas con su práctica es muy beneficioso, liberando tus emociones, aumentando tu consciencia. Llevándote a ser más tolerante con tu alrededor y en definitiva trabajando para ese objetivo de todo humano: ser mejor persona.

El colgante Om y la vibración

Y desde que empecé a practicar Yoga, la idea de transformar sus símbolos y sus conceptos en joyas atravesó mi pensamiento con insistencia. ¿El primero? El colgante Om.

Colgante OM - Ref. 664-C-2

“Om” es una sílaba, uno de los mantras sagrados tanto en el hinduismo como en el budismo. Otro de sus nombres es “pranava mantra”, u “Oración vibrante”.

Porque, efectivamente, la pronunciación de esta sílaba produce una vibración muy concreta, considerada como el sonido primordial. Una vibración que te conecta con la propia vibración del Universo. Una vibración de la que emanan todos los demás sonidos.

Es uno de los mantras más utilizados en todo el mundo (seguro que conoces la fórmula budista Om mani padme hum), y forma parte de ejercicios clásicos de yoga, como el Saludo al Sol.

¿Qué simboliza? La unidad con la suprema creación. La combinación de lo físico y lo espiritual.

Si has ido siguiendo este blog, y me vas conociendo, imaginarás que este último concepto me fascinó.

Por eso creé el colgante Om, y tras él el resto de piezas de la colección. Porque quise combinar lo espiritual y lo material en una sola pieza, con esa vibración simbólica como punto de partida. Igual que el Om es la sílaba de origen de muchos otros mantras.

Y porque el diseño de joyas es mi manera de hacer fluir aquellas reflexiones y pensamientos que ocupan mi mente, como el escritor escribe o el pintor pinta.

A veces te inspira algo que ves por la calle.

A veces te inspira algo que te dicen, o algo que te ocurre.

Y otras veces… lo que te inspira es la reflexión. Y la vibración.

Namaste

Fran Castmay

Como diseñador de joyas, contar historias y representar emociones creando joyas personalizadas, se ha convertido en mi nuevo medio de expresión. ¿Te atreves a vivir una experiencia conmigo? Cuéntame tu historia, juntos la crearemos… empezamos?

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Me alegro de que hayas encontrado esa conexión que te lleva a dar lo mejor de ti a la humanidad.Un abrazo.

    1. Gracias Chelo,
      un abrazo!

  2. GRACIAS FRAN POR SER COMO ERES.

    1. Gracias a ti Baudilia!
      hasta Argentina un saludo!!

Deja un comentario

Cerrar menú