Esta semana seguimos con la sección de Historia de la Joyería, en este artículo daremos un breve paseo para La Joya en la Edad Media. Nos adentraremos en conocer el tipo de joyas más utilizadas en esta época de la Historia de la Joya. Conociendo el tipo de metales más utilizados, las gemas más comunes, de donde las extraían y cómo las utilizaban.

 

La Joya en la Edad Media

Después de la caída de Roma se siguieron utilizando las formas y las técnicas de la joyería romana. Las tribus bárbaras del este de Europa, conocedoras del uso del metal, lograron combinar las tradiciones romanas (como la filigrana en oro y la forma de la fíbula) con la tradición bizantina del alveolado, introduciendo sus propias variaciones regionales.

El oro y la plata fueron los metales que utilizaron los artesanos de esta época. Gran parte del oro provenía de acuñaciones de monedas bizantinas y árabes, que más tarde eran utilizadas para confeccionar joyas, y otro medio de conseguir el oro era por la explotación de las auríferas de Nigeria y la Costa de Oro. La plata era originaria de la Europa occidental, de la minas de Melle en Francia, y las minas de Cerdeña en Italia. También se extrajeron de otros puntos de Alemania, Sajonia, y las más importantes en Praga (capital de actual Republica Checa).

Se utilizaron piedras finas como rubíes y zafiros originarias de Oriente, esmeraldas traídas de Egipto, turquesas de Persia y el Tibet y amatistas de Rusia y Alemania.

Según Cherry (1999) [1] “Algunas de las piedras y gemas semipreciosas procedían de la propia Europa. El origen del cristal de roca era muy variado, pero en la Edad Media el más utilizado era el alemán, suizo y francés. Ópalos y granates llegaban de la Europa Oriental. Las perlas se encontraban en los moluscos de agua dulce delos ríos de Escocia; por lo general eran horadadas para ser utilizadas, engarzadas en metal o cosidas a las ropas. El ámbar, la resina fosilizada de los pinos, aparecían en las costas del mar Báltico, y existían en grandes cantidades en la región Königsberg, al norte de la Prusia oriental. El azabache, formado por restos fosilizados en los árboles, podía encontrarse cerca de los depósitos de carbón de Whitby, en la Inglaterra septentrional, y en España. El coral era mediterráneo, en especial de la costa norteafricana …”.

Los broches típicos de alfiler fueron sustituidos por otros de forma circular,   (fig. 11).

La Joya en la Edad Media

fig. 11. Broche circular de oro, del siglo XIII. Alternan rubíes y zafiros, entre ellos, una ornamentación de orificios

Se realizaron camafeos, bien como colgantes o sellos, también se hicieron anillos y sellos con piedras engastadas o con motivos de heráldica. (fig. 12)

 

La Joya en la Edad Media

 Fig. 12 – Sellos de oro de los siglos XIV y XV respectivamente

 


[1]  Cherry, John. (1999). Artesanos Medievales  “Orfebres”. Ediciones Akal, página 23

 

Fran Castmay

Como diseñador de joyas, contar historias y representar emociones creando joyas personalizadas, se ha convertido en mi nuevo medio de expresión. ¿Te atreves a vivir una experiencia conmigo? Cuéntame tu historia, juntos la crearemos… empezamos?

Deja un comentario

Cerrar menú