Después de ver en el primer capítulo la Joya Egipcia, esta semana continuamos con la Historia de la joyería. Este segundo capítulo está dedicado a la Joya Etrusca.

El mundo Etrusco originario de Asia Menor, fue contemporáneo de la cultura griega entre los siglos VIII al III a. de C.

Abarcó las regiones comprendidas entre los ríos Tiber y Arno (Actuales regiones del Laccio y Toscana) en la península Italiana. Ambas civilizaciones influenciaron a la que más tarde fue la cultura Romana.

La Joya Etrusca

Gracias a los descubrimientos realizados en las tumbas desenterradas, podemos decir que en Italia los primeros en trabajar el oro fueron los etruscos.

La joya etrusca, se caracteriza por su gran tamaño. Su decoración buscaba la representación del volumen, utilizando técnicas como el grabado o el estampado. Los troqueles más comunes para la técnica del estampado eran figuras humanas, formas vegetales y motivos del mundo animal, influenciado por la cultura egipcia y mesopotámica. También se utilizaron con mucha frecuencia las formas geométricas, meandros, ángulos diversos y simetría. Con estos motivos se realizaban distintas composiciones combinadas con elementos vegetales; que más tarde se montaban y engarzaban confeccionando piezas como pulseras, collares, pectorales, etc. (fig. 3)

la joya etrusca

(Fig. 3) -Fragmento de collar realizado con las técnicas de estampado y repujado

Otras técnicas utilizadas por los etruscos con gran maestría eran la filigrana y el repujado, con la que realizaban piezas con mucho sentido del diseño.

Y su gran aportación fue una técnica que consistía en soldar pequeñas bolitas de oro formando motivos geométricos.

Según Pijoán, José. (1994) [1]Este método de rellenar el campo de una joya con pequeñas esferitas de oro formando dibujos es de una gracia insuperable. Las bolitas casi se tocan; parecen resbalar sobre el oro de la joya; tienen más… No sabemos exactamente como se conseguía soldar las bolitas en la superficie metálica. Creemos que se empastaba oro con sales arsénicales, formando perlitas, y que al entrar en el fuego las sales se evaporaban, produciendo, sin embargo, de fundente para soldar las bolitas de oro como gotas a la plancha de la joya. El resultado es un dibujo de líneas ricas en cloro oscuro, no uniformemente claras ni uniformemente oscuras; las manchitas regulares de las perlas tienen un punto de luz y un punto de sombra que van alternando a lo largo de las líneas que decoran la joya” .  Como ejemplo de esta técnica podemos observar la (fig 4).

la joya etrusca-2

 (Fig. 4) -Fragmento decorado con esferitas de oro. Museo de Munich

[1]  Pijoán, José.( 1994).Arte Romano, Etrusco y Helenístico”. Summa Artis, Editorial Espasa Calpe. Páginas 108,109

5.0
01

Fran Castmay

Como diseñador de joyas, contar historias y representar emociones creando joyas personalizadas, se ha convertido en mi nuevo medio de expresión. ¿Te atreves a vivir una experiencia conmigo? Cuéntame tu historia, juntos la crearemos… empezamos?

Esta entrada tiene 8 comentarios

  1. Excelente Fran, gracias por compartir, ya revisaré la Joyería Egipcia.
    con respeto, CHAPEL.

    1. Gracias Chapel¡¡

      un fuerte abrazo

  2. MUY INTERESANTE, GRACIAS

    1. Gracias a tí como siempre por seguir ahí cada semana¡¡

      Un abrazo Isabel

  3. Las fuentes de inspiración son inagotables si rebuscamos en el pasado y me parece increible que todavía hoy exista misterios en la era de la tecnología, sobre algunas técnicas de los antiguos oficios.

    Un saludo Fran!!

    1. Así es Montse¡¡ gracias por dejarnos tus pensamientos

      Saludos

  4. Lindísimo artículo sobre el origen de las joyas. Es interesante conocer cómo las técnicas de orfebrería se fueron acomodando al cambio de los tiempos y a los materiales utilizados por los artesanos.
    También, qué lindo es saber que no sabemos cómo se soldaban las bolitas! Ese es uno de los más lindos regalos que nos da el pasado cuando no tenemos cómo comprobar algo: un misterio que llama a la fantasía y la magia…

    1. Hola Mónica, me alegra ver tus comentarios, y que te sorprenda la Historia tanto como a mí

      Bienvenida Mónica

      Saludos

Deja un comentario

Cerrar menú