fbpx

El oro es por naturaleza uno de los metales más bellos que existe, si a todo ello le sumamos las múltiples historias, mitos y leyendas que en torno a él han sido creadas, podemos afirmar que es el más popular de todos los metales preciosos. En esta ocasión, compartamos excelentes historias sobre objetos y prendas de oro.

El anillo de oro siempre brilla

Una linda pero poco conocida historia estrechó para siempre ese nexo indisoluble de anillo de compromiso y oro. En Livorno, ciudad de la Toscana, en Italia, un joven muy pobre decidió declararle su amor a una joven rica. Reunió por cinco años cada centavo que ganaba vendiendo pan. Cuando por fin pudo comprar un precioso anillo de oro con un diamante y dos zafiros, se presentó ante la joven.

Mitos y leyendas sobre joyas y objetos de oro

Ella se enamoró profundamente del joven, nunca había visto tan noble rostro. Cuando este comenta del sacrificio realizado, la muchacha conmovida entristeció por tanta pérdida de tiempo, una sortija de oro era algo que nunca faltó en su joyero mientras que amor siempre lo había echado de menos. El joven alego: conseguir este anillo de oro solo tomo cinco años, pero en tus manos estará siempre, es para siempre como nuestro amor. El oro siempre brilla, igual que las estrellas, igual que mis ojos cuando te miran.

Los brazaletes de oro para el amor

Para la religión yoruba, la deidad del amor, Oshun, era una hermosa mujer, sensual y capaz de tener a cualquier hombre. Según esta religión, esta orisha (santa) usaba cinco brazaletes de oro, los cuales sonaba cuando deseaba atraer la atención de algún galán; por tal razón aquellas mujeres que desean tener una vida amorosa plena y encontrar a su alma gemela, deben usar cinco pulseras de oro. De igual forma, las mujeres practicantes de esta religión, el día de su boda deben llevar, además del clásico anillo de compromiso, cinco pulseras de oro, así garantizaran un matrimonio feliz y duradero.

Una moneda de oro para la muerte

Un hijo desesperado por la inminente muerte de su padre, decidió hacer un trato con la muerte. El noble joven ofrecía su vida a cambio de la de su padre, sin embargo la muerte tuvo otra idea. Desde hacía mucho quería para su colección, una moneda de oro proveniente de la Laguna de Urchila, una mitológica laguna, que todos podían encontrar pero nadie podía regresar, y en su fondo reposaban millones de monedas de oro, nunca antes vistas.

A los dos días estaba ya en la laguna. Regresando con la moneda en la mano se topó con un feroz animal. Dispuesto a devorar al joven, pero vio en sus ojos, una bondad tremenda y así le dijo: eres el primer hombre que solo intenta llevarse una moneda, todos los otros con despiadada avaricia intentan robar de mi laguna mi oro, sin embargo tú no. El joven explico que la moneda no era para él, solo deseaba salvar la vida de su padre y ese era el precio. La bestia aprendió que existían hombres que preferían la riqueza del corazón. Dejo marchar sin más al muchacho, no sin antes llenar sus bolsillos de monedas. La muerte recibió lo que quería, y el padre del muchacho vivió muchos años más.

El oro en la actualidad

En la actualidad, el oro ha dejado de ser considerado divino y es uno de los metales más cotizados. En la confección de joyas es muy empleado, para crear cualquier pieza: desde pendientes hasta broches. Una joya de oro, puede ser una leyenda para nuestra familia. Entonces, que te parece adquirir una joya de oro y lograr que represente algo importante para ti. De esta forma en el mañana,  tus nietos conocerán a través de ella, la historia de tu vida. Muy bonito, ¿no crees?

Espero tus comentarios sobre este artículo. Te pido también que compartas alguna curiosa historia como las que aquí podemos encontrar. Un saludo muy cordial y hasta pronto.

Fran Castmay

Como diseñador de joyas, contar historias y representar emociones creando joyas personalizadas, se ha convertido en mi nuevo medio de expresión. ¿Te atreves a vivir una experiencia conmigo? Cuéntame tu historia, juntos la crearemos… empezamos?

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. A mi me encantan las historias sobre joyas yo me sé pocas y he aqui dos de las que recuerdo:

    Yo conoci a un señor ya grande de edad que contaba que cuando joven, tenia unas amistades no tan convenientes y entre sus ratos de ocio acostumbraban a beber alcohol y jugar cartas en una mesa de madera a las afueras de la casa de un amigo suyo, en cierta ocasion como era normal las personas que gustaban de ese juego pasaban y formaban parte de lo entretenido de jugar cartas apostar y beber, una de esas personas en especial ya entrada la noche y con copas de mas no tenia nada mas que apostar y saco del fondo de su bolsillo un precioso anillo de oro con una piedra azul en medio, sin dudarlo y por el calor del juego lo aposto, ganandolo este señor que yo en particular conocia, no fue hasta el siguiente dia ya un poco sobrio que pudo apreciar asombrado la hermosa pieza que habia ganado la noche anterior.

    Hace algunos años como es mi aficion entrar a las casas de empeños andaba buscando piezas de oro, y me tope con un anillo hermosamente labrado, los bordes tenian la forma de cuerda de barco las lineas no eran al azar y cada una se unia una con otra dandole un exquisito aspecto, al verlo quede enamorado de ese anillo y sin dudarlo pregunte el precio, el tendero me dijo el precio y yo seguia viendo el anillo y pregunte si era anillo de compromiso o matrimonio o algo parecido, me dijo sin importancia que revizara por dentro del anillo si tenia algo grabado, si lo era, cuando vi la parte interior del anillo quede asombrado cuando vi una fecha seguida del año 1930, no podia creer lo viejo que era el anillo, me dio escalofrio y mi mente comenzo a imaginar por todo lo que ese anillo habia pasado hasta entonces, mis manos hasta temblaban del respeto a tan hermosa y antigua pieza de oro, lo puse de nuevo en los porta joyas y pense en volver y comprarlo, mas sin embargo por diversos motivos ya no pude volver a esa casa de empeños, ahora pienso en juntar algo de dinero y mandar hacer una pieza igual, pues su belleza aun la recuerdo como si hubiera sido ayer que la vi.

    1. Hola Jorge,
      Como siempre digo a mis clientes, detrás de cada joya hay una historia.
      Gracias por compartir sus historias.
      Un saludo

  2. Me gustó mucho tu artículo! es verdad que muchas familias tienen entre sus joyas de oro, una historia. En mi familia hay muchas. Cuando murió mi padre, yo me quedé con su anillo de matrimonio,en el cual en su interior, está el nombre de mi madre. Pero no para mi, sino para algún día darle el anillo a mi sobrino, su único nieto varón. Para mi prima, tener joyas de oro, le sirvió para recuperar la salud. Tenía que operarse de la columna, y un día antes su médico ya no estaba en la platilla de su obra social (la grandiosa burocracia). Así que juntó todas las medallas, anillos y demás cosas, inclusive los anillos de matrimonio y los vendió. El joyero le decía «te vas a desprender de esto?», y sí!Lo bello de esta historia para mí, es que además de que ella está bien, su hijo con la primera paga de su trabajo le regaló un dije precioso en oro y plata, con un árbol, que aquí representa la familia. Saludos Fran!

    1. Hola María Inés!
      gracias por contarnos tu historia! excelente aportación!
      Es una pena tener que vender esas joyas que con tanto cariño y amor nos llegaron. Pero en ocasiones como las que tu nos cuentas, quién sabe si esa persona nos las regaló para ayudarnos en momentos difíciles? quizás ese fue el motivo! quién sabe? Y más cuando afortunadamente resolvieron temas tan vitales como la salud.

      Un abrazo hasta Argentina!

Deja un comentario

Cerrar menú